Thursday, January 10, 2008

Alambra tu piel

Esta ya tiene sus añitos pero también es resultado de uno de esos momentos de melancolia que nos son tan necesarios para la creatividad. Le dimos otra vida con los materos y la vamos a estrenar este fin de semana junto con otras dos que estan en este blog: La chica metralleta y La matraca de carrizo. La historia viene de un amor, obviamente, que me dejó ademas de un corazón roto, la mandibula fracturada bajo la mano de un dentista carnicero en Chiapas. Pasé seis semanas con la mandibula inmovilizada por alambres sin poder comer nada sólido y aprendiendo a comunicarme como lo hacen los ventriloqüos, sin abrir la boca. Esto pasó hace mas de diez años y todavia me acuerdo que fué una experiencia que me dió mucha fuerza y me hizo tomar conciencia de mi interior: las diferencias entre el mundo interior y el exterior son mucho mas obvias cuando no puedes abrir la boca.

Alambra tu piel
No me mires, no te desnudes
Trae un compás para marcar tu posición
Que a véces sigues arrullada en mi vóz

¿Y que pasó con tu mirada?
¿Y que va a ser de tí sin mi?
Tus ojos no me dicen nada
Yo nunca supe que sentir

Alambra su piel
Sueña que me lo dijo todo la última vez

No comments: